dijous, 26 de maig de 2011

Dia 2: Düsseldorf: Eurovisión, Taberneros, patos y tiendas caras

Düsseldorf, ciudad del carnaval (y, desde hace poco, de eurovisión). Con una población de 584.217 habitantes, es la capital de Renania del Norte-Westfalia.

Cojimos el tren Köln - Düsseldorf a "primera hora" de la mañana. Mientras pasábamos por uno de los puentes de hierro que atraviesan el RIN (lleno hasta reventar de "candados del Amor" por cierto) yo no podia parar de pensar en el afortunado ciudadano Kölonés que se quedó mi bolsa (y en su familia). Por suerte no era nada que no se pueda solucionar con tiempo y dinero... Pero jode.


Al llegar a nuestro destino, como no teníamos mapa (estaban en la difunta psp) nos dirigimos a un punto de información para conseguir uno. Ante la pregunta de "que deberíamos visitar ?" nos responden con un escueto "desde aquí, hasta aqui, TODO"... o sea que eso hicimos..



Nada más salir de la estación nos topamos de bruces con un buen número de establecimientos 100 % japoneses; no solo librerías y tiendas de alimentación (que también), si no, hoteles, inmobiliarias, restaurantes, etc, etc.. el conjunto formaba una extraña mezcla, las calles y edificios eran alemanes, pero la gente y los productos de los establecimientos japoneses.. salvo por los precios (por desgracia)..



Por lo visto Düsseldorf es la ciudad europea con un mayor porcentaje de inmigrantes Japoneses (más de 11.000 personas) y además están todos en el mismo sitio... Me sorprende que no hayan incluido la ciudad aún en ningún manga...

Un par de Calpis (TM) y bolsas de patatas raras después, nos dirigimos a una de las zonas más conocidas: la lujosa calle comercial Königsallee.



Rodeando el canal multitud de tiendas de marca nos recordaban lo pobres que somos. El riachuelo en si no es muy espectacular, pero las estatuas y puentes de piedra que lo decoran le dan un aspecto especial, como de película romántica.




Cerca de allí encontramos un enorme parque, con su lago, sus patos y cisnes su bosquecillo, sus ardillas, sus balckberries, su edificio de estilo Griego(?¿?¿) y sus cosicas...



Muy bonito todo, pero era la hora de ir a comer y una gran variedad de Pubs con sus generosos platos Alemanes nos esperaban. Finalmente entramos al "Füchschen Alt" donde a parte de comer de putisima madre (y bien de precio), nos echamos una buenas risas con el Tabernero, y digo "CON" porque él es el que mejor se lo paso xdd...



La mayoría de ciudades japonesas tienen una torre de comunicaciones más o menos espectacular como punto turístico y, ya sea por casualidad o por influencia, Düsseldorf también. El "Rheinturm" se alza a orillas del rio Rin con todo su "esplendor". Es un pedazo de pilar de cemento de 240 metros de altura que a mi me pareció más bien, FEO, aunque los diversos juegos de luces le dan, por la noche, un cierto encanto.



A parte de eso hay monumentos por aquí y por allí, algún que otro edificio importante, el ayuntamiento y tampoco destacaría mucho más. Düsseldorf en general es una ciudad de calles anchas y edificios grandes, comparada con Köln, me pareció un sitio algo soso...



Acabamos el día, para variar, dando vueltas por las tiendas del centro y visitando una calle repleta de pubs/bares y derivados. Finalmente fuimos a la estación para cenar, y cojer el tren hacia nuestro siguiente destino...

dimarts, 10 de maig de 2011

American McGee's Alice

PC, año 2000. Rogue Entertaiment (Publicado por Electronic Arts). Musica por Chris Vrenna



Con la película de Tim burton aún en nuestras memorias y la 2a parte ya en boca de todos, me decidí a catar este original titulo basado libremente en el universo de Lewis Carroll. Ya las primeras ilustraciones que se vieron de él ( una Alicia oscura y ensangrentada matando a cuchillo criaturas de pesadilla y un Cheshire Cat esquelético) despertaron mi interés, pero mi falta de costumbre en jugar algo que no fuera Nintendo y lo desfasado que estaba mi PC acabaron posponiendo dicho interés hasta... el infinito.


Lo primero que choca al jugar este juego más de una década después son los "afilados" modelados de personajes y escenarios (debido la limitación de polígonos de la época) y las torpes animaciones heredadas de un motor gráfico diseñado para otro tipo de juegos (Quake III). Básicamente los personajes giran sobre si mismos como si tuvieran un palo metido por el culo. Aún así las Texturas aguantan el tipo de una forma sorprendente, incluso en las resoluciones más altas. Hay que reconocer que en su día debió ser una autentica delicia visual.



Dejando los aspectos más técnicos (que a estas alturas ya no interesan a nadie) vayamos a analizar el juego en si, empezando por el argumento:
Poco después de que sucedieran los hechos del libro Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo, la casa de Alicia es consumida por un incendio accidental, acabando con su familia y dejándola como única superviviente. Debido a sus sentimientos de culpabilidad y odio a sí misma, ella trata de cometer suicidio (se pueden ver vendajes que cubren unas cicatrices en sus muñecas), y se vuelve catatónica. Es internada en el Asilo Rutledge, donde es considerada loca y es constantemente maltratada por los trabajadores. Diez años después del incidente, el Conejo Blanco convoca a Alicia para salvarlos en un País de la Maravillas totalmente alterado, que se ha convertido en una versión completamente retorcida del mismo y que se encuentra bajo el despótico dominio de la Reina de Corazones. El Gato de Cheshire le sirve a Alicia como acompañante y frecuentemente la guía con sus comentarios.

Plas, plas, plas. Sublime, Ojala la supuestamente Oscura película de Burton hubiera empezado con este planteamiento. Wonderland es ahora la tierra de las pesadillas, los personajes son retorcidos (bueno, siempre lo han sido, pero ahora lo son más) y crueles y Alicia, bueno, la no tan pequeña Alicia es ahora sarcástica y fría y aún así débil e inestable.


Diseño:

A un universo de estas características le hubiera sentado bien un desarrollo libre; viajar por el mundo de "Wonderland" buscando respuestas aquí y allá sin un orden determinado al más puro estilo YUME NIKKI (Titulo del que hablaré otro día) con el que comparte ambientación. Pero NO. El juego es 100% lineal: ve del punto A al punto B y al final de cada fase enfrentate a un Jefe.


A pesar de ello nos encontramos ante un juego bastante variado. El Universo creado para la ocasión incluye minas, selvas, castillos, laboratorios, etc.. todos con su particular toque macabro y a veces surrealista. Hacia el final del juego nos enfrentamos a un laberinto y pruebas tan curiosas como llegar al final de una estancia convertidos en una pieza de ajedrez (lo que nos obliga a movernos como tal sobre las baldosas blancas y negras).

Los enemigos van desde soldados-carta, hasta cualquier tipo de criatura de difícil definición. Los Jefes finales son algunos de los personajes más característicos del libro, algunos rediseñados de manera sublime, por ejemplo los gemelos Tweedledum y Tweedledee o "sombrerero Loco" que aquí directamente es un psicópata.


Para enfrentarlos disponemos de todo tipo de armas a cada cual más original, desde un "inocente" cuchillo hasta unos dados malignos que nos permiten invocar criaturas del inframundo, pasando por unas cartas mágicas, una caja sorpresa explosiva o un magnifico palo de criquet

Jugabilidad:

Nos encontramos ante un juego en 3a persona hecho con el motor de un juego de disparos en 1a persona (Quake 3), lo que se traduce en una protagonista que gira sobre su propio eje, una camara que siempre enfoca su espalda y un control que sigue la estructura: Teclado + raton de los FPS. Jugar asi se hace incomodo, sobretodo a la hora de afrontar los numerosos retos de plataformeo, pero uno acaba por acostumbrarse.

Cuando no estamos saltando o resolviendo alguno de los pocos puzzles, estamos matando enemigos. Las armas se controlan con el ratón con su punto de mira y 2 modos de fuego al igual que en cualquier juego de disparos.



Opinión:

Es un buen juego? SI, pero no es una obra maestra. El diseño, el (escaso) argumento y la curiosidad por lo que encontraremos más allá nos mantendrá enganchados al título las 10-15 horas que nos llevará completarlo. Por desgracia la jugabilidad no esta a la altura, algunas fases se nos harán largas o repetitivas y el control tampoco ayuda demasiado.

A pesar de todo es un juego tan único que vale la pena el esfuerzo de obviar los defectos heredados de su época e intentar disfrutarlo. Con la Inminente llegada de la 2a parte a las consolas actuales, American McGee's Alice será adaptado para los servicios de descarga de Microsoft y Sony (Es más parece ser que comprando dicha secuela, descargarte la 1a parte sera gratuito) con lo que ya no tendréis excusa para, por lo menos, probarlo.

dijous, 5 de maig de 2011

Día 1: Köln: chocolate, tiendas y policía.

Caminamos sin pausa pero con prisa por las calles peatonales más importantes de la ciudad. El Museo del chocolate cerraba en aproximadamente 1 hora... las tiendas que nos rodeaban podían esperar.

Al Pasar al lado de la Iglesia de Gross St Martin, y otras construcciones famosas nos detubimos unos segundos para dejar constancia fotográfica de su existencia, y en unos minutos llegamos a nuestro principal punto de referencia para encontrar el "Schokoladenmuseum" : el río RIN.



Es todo un señor río (o señorita si se es fan de Vocaloid). Según la wikipedia recorre unos 1230 kilómetros, que se dice pronto, y es bastante caudaloso. Desde nuestra posición veíamos varios puentes de hierro cruzandolo, algún que otro barco de mercancías o pasajeros, etc.. pero no nos desviemos de nuestro objetivo...

La Fabrica / Museo de chocolate Lindt esta en un edificio moderno de metal y cristal en una mini-isla artificial encima del río La estampa no tiene nada que ver con la de Willy Wonka.. pero eso no le quita encanto. Un bombón gigantesco marca el camino; entramos al edificio dibujando una sonrisa estúpida


En el hall unos camareros preparan unas mesas, mientras unos técnicos pasan cables por aquí y por allá, otros, mientras, hacen pruebas con unas cámaras Tras un par de "mira mama salgo por la tele!" (una de las cámaras estaba conectada a un proyector) decidimos ignorar todo ese tinglado y dirigirnos a la entrada del museo en si.

Por supuesto ibamos a pedir las entradas a precio de estudiante (con un ahorro más que significativo). Pero esta vez un hermoso e intrigante cartel nos instaba amablemente a enseñar un "carnet de estudiante" para conseguirlas. Miro mi cartera y saco mis mejores opciones: la Visa de la URV y el bono del Bus... me acerco con un compañero a la taquilla.

- Hello ! We are Students, yes, look, it says tarragona (señalando el bono del Bus), we are from Tarragona University.

La mujer sonríe, suelta un par de OK y nos da un tiquet y una chocolatina a cada uno. Estos alemanes son buena gente..


En la planta baja unas cuantas estancias nos van mostrando con diferentes montajes la procedencia de los ingredientes que acabaran formando parte del chocolatastico elemento. Podemos, por ejemplo, oler las diferentes especias que se añaden a la mezcla o resolver interesantes acertijos en alemán..

Pasado dicho recorrido llegamos a la fabrica en si, o más bien una versión bonita y simplificada de una de las múltiples fabricas que la marca tendrá por el país. Casi todo se hace de forma automática: varias maquinas hacen las mezclas, otra inyecta el dulce, liquido y espeso elemento en moldes que se transportan magneticamente, luego se vacían sobre cintas, se mueven de aquí allá para dejarlos reposar y finalmente se embala el producto final: una chocolatina como la que nos han dado en la entrada..


El proceso no es nada demasiado espectacular, pero ver el chocolate moverse arriba y abajo, derretirse y cojer forma tenia como un efecto hipnótico, a la par que provocaba unas ganas terribles de volcar uno de los tanques y ponerse a comer...

Por suerte los alemanes piensan en todo, y nada más girar la esquina una enorme fuente de chocolate, con una amable señorita armada de melindros nos esperaba aunque no daba más que 1 por persona, servia para "curar" las ansias.

Seguimos la visita por la 2a y 3a plantas. En ellas encontramos un taller de moldeado, diferentes juegos para niños y un recorrido por la historia del chocolate: desde el cacao de los mayas, hasta los primeros anuncios televisivos, pasando por el Kit Kat, la vaca de Milka, y las primeras maquinas expendedoras (de bolitas). Muy Chocolatastico todo.


Al salir, por supuesto, te encuentras de bruces con la tienda. Aunque esta vez lo correcto seria definirlo como un.. supermercado. Licor y cerveza de chocolate, Catedral DOM de chocolate, chocolate picante (compre una barrita para probar), Chocolate con cualquier forma y sabor imaginable... Todo de la marca Lindt, por supuesto.


Visitado todo lo visitable, pasamos el tiempo curioseando en las tiendas de las calles peatonales.
Las de ropa no eran muy diferentes (celio, zara, etc..) las de electrónica tenían algo más de variedad, pero nada del otro mundo. Había alguna tienda curiosa (como la típica de LEGO). Si tengo que destacar algo seria las librerías (con mangas ineditos y curiosos libros de frases en español), la variedad de DVD's y música y las diferencias de precios.


Cenamos en la estación de Trenes. La variedad gastronómica (en comida rápida) es impresionante en cualquier estación Alemana. Decidimos picar un poco de aquí y un poco de allá, empezando por un Frankfurt.

Y aquí vino la putada del viaje... dejé en el suelo una bolsa (no había espacio en las diminutas mesas) mientras comíamos de pié el producto cárnico Decidimos ir a continuación a un puesto de fideos chinos. Le pedí a un compañero que me devolviese la bolsa, pero su respuesta me dejo helado: "esta es la mía". En efecto, todos llevábamos la misma bolsa (la del Museo Lindt), la diferencia es que yo había guardado allí mi cámara (sin batería) y mi PSP. Por supuesto esta ya no estaba donde la dejé...


Como por probar no se pierde nada, después de interrogar al dueño del puesto de Frankfurts, fui a la comisaria de la estación y a la oficina de objetos perdidos a poner una denuncia; por ahí la tendrán, archivada... Poco se puede hacer en estos casos.

Al llegar al albergue algunos turistas veían una película, mientras otros se entretenían con juegos de mesa. Nosotros probamos un poco de todo, incluido el billar y comprobamos como incluso el agua de la maquina era con gas... Aún nos quedaba una ciudad que visitar, por lo que fuimos a la habitación a una hora mas o menos decente. "Saludamos" a nuestro silencioso amigo de origen desconocido y a dormir.