dimecres, 11 gener de 2012

Exameneeeeessss

Buenos días apreciados estudiantes, soy vuestro querido mes de Enero. Os han gustado las vacaciones? pues ya podéis empezar a olvidarlas, ha llegado la largamente esperada época de exámenes ! que? hace ilusión verdad? ya... a mi tampoco, pero es lo que hay.

Aunque a estas alturas ya no tengo mucho de que quejarme... yo termino mañana mis exámenes, para bien o para mal. y tengo que decir que, por suerte, de momento ha ido todo para bien.

Aún así, el motivo de este post no es para que admiréis lo buen estudiante que soy (sois libres de hacerlo si quereis ) si no para relatar que tal es hacer un examen en la república checa, que aunque parezca algo trivial, tiene más miga de lo que parece.

Para empezar dicho examen era el 5 de Enero a las 8:30 de la mañana. Aquí no hay ni reyes ni nada parecido, las clases empiezan el día 2, o sea que tenia 4 días para superar la resaca de fin de año y el enorme desfase horario que llevaba, porque repito: el examen era a las 8:30 AM y mi hora habitual para despertarme en ese entonces era las 5 o las 6 de la tarde...



Lo normal hubiera sido pegarme un madrugón el dia 2, estar todo el día hecho polvo, ir a dormir temprano y al dia siguiente recuperar un ritmo normal, pero encontré una solución más sencilla: ir a dormir un poco más tarde hasta el punto de girar el horario del todo. Así podría pasarme toda la noche del 4 al 5 estudiando y hacer el examen como si (para mi) fuese a las 8:30 de la tarde.. :)

El dia 5 hacia bastante frió y lloviznaba. La gente en el bus estaba tan "alegre" como siempre y mi cabeza era un bombo.. llegué al edificio en cuestión y fui directo a sacar un café de la maquina. Tiré la mitad al suelo y la otra mitad me la bebí. " 105-b ", tenia que ser una sala pequeña... al fin y al cabo en clase apenas eramos 15 personas y ni siquiera todos hacían el examen hoy.



Pues no, no era pequeña, era un puñetero anfiteatro y dentro 200 checos CON TRAJE iban ocupando asientos sin ningún orden concreto. Si, los checos se ponen traje y corbata (ellas vestidos de gala) para hacer un examen, profesores incluidos. Por supuesto yo iba en sudadera y tejanos, despeinado, con ojeras y sin ducharme.

Después de unos minutos de confusión y confirmar que efectivamente esa era el aula correcta, y que yo era el único erasmus, tomé asiento en la primera fila, la única libre. Por suerte entre la marabunta de profesores estaba el que impartía a los erasmus, me reconoció enseguida (no creo que le costase mucho) y mientras los demás pasaban lista me entrego una versión en ingles de la hoja del examen.



De vez en cuando alguno de los tutores lanzaba explicaciones a gritos para detallar alguna de las preguntas (en checo), informar sobre la hora limite, etc... En los 2 proyectores de la sala pusieron la hora para que la gente fuese controlando, pero a mi no me servia de mucho, ni siquiera entendí cuando terminaba el asunto, mi nivel de checo es tirando a nulo. Uno a uno un señor muy majo fue revisando nuestras cartulinas, comprobando la foto y que estuviésemos matriculados, hay que reconocer que esta gente se lo toma todo MUY en serio. No se cuantos humoristas checos habrá, pero dudo que sean demasiados..

Hora y media más tarde empezaron a recoger. Entregué el examen a medias y recé a Miyamoto. Cuando se acercó el profesor que conocía le pregunte para cuando podría saber la nota. La respuesta me machacó y me animó a la vez: "ve dentro de media hora a mi despacho y ta la digo". En ese momento nada me parecía más atractivo que el calor de mi cama, tener que esperar media hora (por lo menos) más para llegar a Strahov no me hacia mucha ilusión, pero un bocadillo y una botella de Kofola (TM) ayudaron.

El despacho, por supuesto, estaba en otro edificio, en la planta 9 para más señas. Pero valió la pena. El tío me abrió la puerta con una mueca (sonrisa checa) y me dijo "you were lucky". 10 sobre 20, suficiente para hacer media con las practicas y aprobar. Me firmó el librito, actualicé el twitter y me fui para casa destrozado y feliz.