diumenge, 2 d’octubre de 2011

Karlovy Vary

Karlovy Vary... La ciudad de los balnearios y las aguas termales. Otra definición seria: la ciudad/atracción turística para Rusos y Alemanes de clase alta..


Salimos en autobús sobre las 9 de la mañana y hasta el cabo de unas 3 horas no llegamos a nuestro destino ( Supongo que el conductor se lo tomó con mucha calma ). Una vez allí los omnisonrientes buddies nos repartieron de forma aleatoria por las habitaciones para así motivar, supongo, el intercambio cultural entre los erasmus o algo así..

Antes de continuar debo hablar sobre los buddies de este viaje.. Eran muy felices, MUCHO. Me atrevería a especular que el desayuno preferido de esta gente son los "Choco Tripis", porque vamos, vaya motivación llevaban encima... lastima que sus conocimientos del lugar no fueran a la par..

Andamos del albergue hasta el pueblo para comprar algo de comida e ir luego con ella de picnic a una montaña cercana. Aproximadamente 1 hora tardaron los buddies en darse cuenta de que las únicas tiendas en la zona que daban algo de comer eran los restaurantes... O sea que echamos mano de unas galletas y continuamos nuestro recorrido.



La parte de Karlovy Vary que vimos por el camino era preciosa, y a la vez algo "falsa". Daba la sensación de ir paseando por el Port Aventura, las fachadas, los suelos, el canal, etc.. me recordaban más a un decorado que a un sitio donde viviese gente. Nuestra teoría venia reafirmada por los comercios: Joyerías, restaurantes, hoteles y tiendas de souvenirs era todo lo que podíamos ver.






La ascensión a la montaña, cuyo nombre desconozco, nos llevó un buen rato, pero valió la pena. Al pasar por los estrechos (pero muy bién condicionados) senderos uno podia admirar la belleza de los parajes. El bosque es, sin duda, muy diferente de los que estoy acostumbrado a disfrutar en Catalunya: La altura de los arboles, la frondosidad, lo verde que era todo, pequeños riachuelos, etc..



Al llegar a la cima, sorpresa!, un puesto de perritos calientes y un restaurante ( y menos mal, porque si llegamos a tener que hacer un picnic con las 4 galletas (apodadas ya en ese momento como "pan de lembas") que nos quedaban...

Después de comer un híbrido entre frankfurt y chorizo, pelearme con una avispa por la mostaza y beber un vaso de GROG (TM) (que era una extraña mezcla de licores y agua caliente) dimos una vuelta por la zona y descubrimos siguiendo a 2 pavos (los animales) una especie de Granja/zoo la mar de curiosa.




Luego subimos a una torre faro/mirador que no se muy bién que clase de función tenia y empezamos a bajar otra vez hacia la ciudad, ignorando de nuevo la existencia del teleférico, pero por un camino distinto. Al salir del bosque nos metimos de lleno en la zona de los hoteles para turistas Rusos de alto standing (los edificios tenian tejados típicos del país del Vodka) y en pocos minutos llegamos a nuestro segundo destino turístico: La Fabrica de Becherovca.



Ni siquiera era una Fabrica, puede que lo fuese hace mucho tiempo, pero lo que teníamos ante nosotros era un cutre-museo o mejor dicho: En edificio info-comercial donde una nodemasiadohermosa guia nos relava lo genial y maravilloso que era ese licor medicinal en sus múltiples variedades. Después de eso: un cortometraje educativo y una cata del producto (toma lingotazo a las 4 de la tarde ! )




Lo siguiente fue tiempo libre por la ciudad, una cena bastante justilla a base de Gulash y más tiempo libre en el que básicamente fuimos haciendo una cerveza aquí i allá hasta que nos cansamos y pasando de las horas y puntos de reunión acordados nos fuimos a pata al Albergue y después de un incidente con un ascensor, nos fuimos a dormir.

Al dia siguiente nos dirigimos a la Fabrica de Vidrio "Moser" ( llamado cristal de los reyes, por la cantidad de vasos de esta fábrica que se encuentran en muchas familias reales) que me sorprendió en varios sentidos..

Para empezar porque el proceso de creación de cristalería no esta en absoluto automatizado. Cada artesano tiene su horno, su materia prima y sus instrumentos y va "bufando" al vidrio a su aire.. pero sobretodo me sorprendió la falta absoluta de medidas de seguridad: los trabajadores bebían cerveza y fumaban tranquilamente, algunos iban en manga corta y chancletas e incluso uno se encendía los cigarros con el cristal candente.. Supongo que hay que ser muy checo para trabajar aquí..



Después de la visita, otro cortometraje y de excursión a la tienda. Creo que nadie se atrevió a comprar nada y correr el riesgo de quedarse sin dinero para comer el resto del erasmus xd.

Nuestra ultima visita fue al "Castillo Locket" situado en un pueblo muy majo a las afueras de Karlovy Vary. El castillo en si no es muy diferente de otros castillos medievales que se pueden encontrar en Catalunya o el sud de Francia, pero si estaba muy bien conservado y incluía un mini-museo de obras de arte e utensilios, un museo de la tortura con muñequitos y maquinaria, una torre con un Dragón fosilizado y un esqueleto a caballo...





Me he saltado una cosa del relato: Los Juegos. Como si de una excursión de boy Scouts se tratara, los buddies prepararon todo tipo de actividades para que nos conociésemos mejor, por ejemplo: El juego de Matar. Cada participante recibía un papel con el nombre de un o una desconocid@. Su objetivo era besar a dicha persona (en cualquier sitio) para matarla, conseguir su papel y matar al siguiente... Luego en el autobús se repartieron premios entre los supervivientes, y los ganadores de otras chorradas similares: botellas de becherovka lemon y galletas típicas del tamaño de un Frishbee (aún tengo la caja por aquí)..


Y eso es todo, en el próximo Post: Moravia.